About Us News Careers Help Contact Us
   
   
      

Monóxido de carbono

El monóxido de carbono (CO) es un gas tóxico que es inodoro, incoloro, insípido y no irritante. Se forma por la combustión incompleta de casi cualquier material, pero especialmente de combustibles de hidrocarburo como la gasolina, el queroseno, el carbón, el propano, el gas natural, la leña, el carbón vegetal, el combustible diesel y el aceite combustible. Cuando se inhala CO, éste se mezcla con la sangre del organismo y le impide absorber oxígeno. Una persona expuesta a altos niveles de CO puede experimentar mareos, dolor de cabeza, náuseas, somnolencia u otros síntomas similares a los de la gripe, sin fiebre. Los vehículos parados son la causa más común de intoxicación con CO, mientras que los artefactos de gas natural son responsables de un pequeño porcentaje de intoxicaciones con CO. La causa principal de los problemas con el CO relacionados con artefactos de gas natural son los equipos de calefacción de ambientes en los que los conductos de ventilación y las chimeneas no están instalados o mantenidos correctamente. Otras causas incluyen el mal uso de artefactos, tales como el uso indebido de estufas y hornos para calentar ambientes.

Cómo prevenir la exposición al monóxido de carbono
A fin de evitar la exposición al monóxido de carbono, tome las siguientes medidas:

  • No opere motores accionados por gasolina ni use parrillas con carbón vegetal en ambientes cerrados, como garajes anexos.
  • Provea ventilación adecuada a su vivienda cuando use estufas u hogares a leña y asegúrese que funcionen correctamente.
  • Asegúrese que todos los artefactos que generan llamas estén instalados, calibrados y operados adecuadamente. Revise los artefactos con conductos de ventilación en forma periódica para asegurarse que la tubería tenga un tiraje apropiado y no se encuentre bloqueada por nidos de aves u otros desechos. La tubería de ventilación debe tener una tapa para ventilación aprobada que esté unida al extremo en forma segura.
  • Debe tener especial cuidado con las estufas de gas, ya que muchas están instaladas sin ventilación. Es especialmente importante asegurarse que exista una entrada adecuada de aire fresco a fin de asegurar una combustión correcta La presencia de una llama clara y azul generalmente indica una combustión correcta. Es normal una pequeña cantidad de amarillo o naranja, lo cual se debe a pequeñas cantidades de polvo ambiental.
  • Los detectores de monóxido de carbono están disponibles para la venta y son relativamente económicos. Sin embargo, la mejor precaución es solicitar a un profesional calificado que realice una inspección anual del sistema de calefacción y de otros equipos de gas natural de su vivienda.